17 de Agosto 2006

Arquitectura con farola

Creo que se atribuye al gran arquitecto Le Corbussier la siguiente respuesta sobre el concepto de habitabilidad, cuando preguntado sobre qué era para él lo importante al tiempo de concebir un nuevo diseño capaz de ser plasmado en la realidad física, decía:“Cuando pienso en un nuevo espacio que deba ser habitable, intento imaginar que es lo que veré desde mi lugar de descanso y relax, qué facilidades tendré al alcance de mi brazo y qué sensaciones producirán en mí, las diferentes texturas y colores de los materiales y elementos que intervengan en el entorno”.

Esta idea, así expresada, abunda una vez más en la importancia del hombre individual como medida y referencia ergonómica de las cosas, concepto por otra parte ampliamente adoptado conceptualmente en todas las Artes, pues es el ser humano individual, el destinatario natural del traspaso y comunicación de sensibilidades que supone toda creación artística. No en vano el verdadero Arte es una manifestación reservada al espíritu humano, mientras que suelen disfrazarse o entenderse como manifestaciones artísticas lo que únicamente son producciones de la personalidad, basadas quizá en un mero virtuosismo de oficio. El Arte depende del genio, no del oficio. El genio no corresponde a la personalidad, sino al espíritu. Bajo este punto de vista, la construcción a la medida del uso para el hombre suele contener con preferencia un alto grado de funcionalidad, destinada fundamentalmente a su confort físico o material. Aceptamos el sacrificio de otros valores en esas creaciones, adjetivándolas y justificándolas aplicando la excusa de su uso práctico. Mucho más raro resultar hallar en alguna proporción la componente anímica confortable que suponen la estética y el espíritu artístico. El Arte contiene un alimento para el hombre distinto del foie-gras, pues el elemento sensorial íntimo previsto para su digestión no tiene partes físicas visibles, aunque cuando utilice como terminales de entrada nuestros cinco sentidos básicos.

Permitan los lectores de Batiburrillo que descontinúe aquí por hoy el comentario sobre el Arte que antecede, para proponerles un más cercano ejercicio o reflexión sobre la objetividad y la subjetividad de la digestión de nuestras “impresiones”. Una simple metáfora visual arquitectónica puede ayudarnos a comprender tanto la futilidad de nuestra percepción subjetiva de las cosas, así como la funesta consecuencia de la adopción incondicional de su primera interpretación, basada de nuestros propios filtros estereotipados.

Arquitectura con farola
Foto by Perry


¿Qué podemos apreciar en esta imagen? Inicialmente y de forma clara parece que podemos identificar dos edificios distintos. Uno a la izquierda y otro a la derecha de la imagen. La diferencia entre ambos es notable. El de la izquierda es un bloque de viviendas unifamiliares sobre el que podemos anotar algunas impresiones: Hay apartamentos con toldo o sin él, lisos o en avancé. También hay algunos disfrutan de aire acondicionado mostrando sus horrendos “pulmones” cuadrados, mientras otros no parecen disponer de él. Hay quién tiene acristalada su galería o balcón ganando ese espacio para el interior de la vivienda. La propia carpintería utilizada y la estructura de ventanales de los que han modificado este aspecto, también varía de una a otra vivienda. Incluso en alguna de los que no han reconvertido ese espacio. Los hay en oscuro y en claro. Los hay de dos y cuatro divisiones. Lo mismo pasa con los distintos colores de las persianas que pueden apreciarse. Parece quedar claro que en origen, el arquitecto no debió concebir así el exterior del edificio y que ha sido el resultado de las posteriores adaptaciones particulares de los inquilinos los que han causado algún perjuicio a su probable aspecto equilibrado inicial. Ello habrá sido posible gracias a una escasa, nula o laxa normativa urbana sobre el particular, que caso de existir, sin duda ha sido cuando menos ignorada, cuando no superada “técnicamente” mediante el pago de tasas transgresoras preestablecidas para “compensación” de incumplimientos consumados. Palabras clave para el edificio de la izquierda: caos o infracción normativa, adaptabilidad interesada, degradación estética, confusión, disparidad de criterios. Por el contrario, el edificio de la derecha verdaderamente da poco pie a un análisis extenso. Parece concebido para otra función que en este caso se adivina colectiva. La uniformidad y simplicidad de su aspecto parecen sus rasgos más característicos. La única ventana visible nos anuncia que su interior también lo usan individuos y representa la única concesión estética que irrumpe en la igualdad de su superficie. Se supone que su belleza debe residir en el interior. No ha lugar al deterioro externo pues debido a su inaccesibilidad, no está aquejado ni siquiera por el mal del graffiti. Palabras clave que sugiere: Sencillez, discreción, funcionalidad, inalterabilidad, compensación, unidad.

Deliberadamente resalto en el edificio de la izquierda propiedades obvias, pero con impresiones negativas para mi apreciación personal. En el de la derecha en cambio, me limito a constatar únicamente que la observación del bloque monolítico no me molesta en exceso y por el contrario me provoca un cierto interés en averiguar lo que tiene dentro, misterio que no me ofrece el de la izquierda, del que su aspecto exterior me delata sin sombra de duda lo que alberga.

Pero no acabemos tan pronto el análisis organoléptico. Comprobemos ahora cuán fácil resulta apreciar más matices con un simple cambio del punto de vista espectador.

Arquitectura con farola 02.jpg


Ahora podemos añadir algunas palabras clave o impresiones más a lo que ahora queda a nuestra izquierda. Por ejemplo, ahora ese monótono y cargante bloque grisáceo me parece embestir la naturalidad vital del bloque de la derecha en el que sus residentes sólo pretenden ejercer su derecho a la libertad de elección, a su diversidad y a sus intereses particulares. En la izquierda queda la sensación de invasión del espacio privado de los individuos y su discreción se ha trocado en hermetismo incomprensible, mientras su aspecto monolítico e inamovible deviene un aburrido obstáculo visual en la composición global. ¿Discusión eterna sobre izquierdas y derechas, derechas e izquierdas, o fallo del artista en la transmisión del estado del arte?

Hemos pasado por alto el par de elementos restantes que completan el cuadro: Un cielo comunitario cuya naturaleza no cambia y que da cobertura a ambos lados del conjunto y una farola solitaria que parece actuar de bisagra entre tan opuestas construcciones. A primera vista podría parecer que afortunadamente nadie vive en la farola, pero aunque cierto, cometeríamos un grave error ya que sí hay muchos que viven de ella y de su mantenimiento. Lejos de representar el fiel de la balanza, más bien parece un elemento de separación que incluso pudiera muy bien ocultar que en realidad se trata del mismo edificio con dos fachadas muy diferentes en ángulo y que el arquitecto diseñó exprofeso con propósitos complementarios entre sí: Permitir la expresión individual en la fachada de las viviendas y ofrecer un espacio común en el bloque comunitario anexo para la comunicación social y la vivencia compartida de todos los propietarios.

Las farolas es lo que tienen: debieran limitarse a dar un simple servicio común de alumbrado, protección y guía para facilitar la convivencia, pero suelen adolecer del vicio narciso de atraer y congregar deslumbradas nubes de insectos que conforman una perturbación potencial para todos los vecinos sin excepción. Cuando eso ocurre y nuestra percepción queda alterada por un mobiliario urbano inadecuado, y nuestro descanso al albur de la voluntad de un enjambre de mosquitos ciegos, hay que ir pensando en cambiar el sistema de iluminación y recuperar nuestro entorno natural para reactivar nuestra sensibilidad objetiva. Aunque sólo sea por amor al Arte.

Escrito por en: 17 de Agosto 2006 a las 06:13 PM Archivado en España | Gobierno

Acerca de...
Contacta con nosotros
Batiusuarios en línea

Suscríbete a Batiburrillo con tu cuenta de correo:

Delivered by FeedBurner

Anímate a darnos 1 punto:

Últimos Artículos

Novela histórica

PortadaDif194Autor.jpg

Autores

Autores Rafael Guerra

Últimos Comentarios


Facebook y Google Friend
Batiburrillo RedLiberal


RSS y Atom
subscribe to this feed
Contra la censura
Sé un buen tío: ¡Defiende a Pío!
logo4
freeblogger
Cartelbus

Enlaces


Recomendados
Lecturalia.jpg 233.jpg
Libertad Digital
Liberalismo.org
Red Popular
elentir.info :: Contando Estrelas
Blogs HO. La Blogosfera del Ciudadano Activo
Derecho a VIVIR.org
Apuntes en Libertad
Resistencia a ZP
Resistencia a ZP

Categorí­as

Vídeos interesantes

Campañas
Cuba sin libertad
Na-PV
Por la Unidad del Archivo de Salamanca
Agua para todos Asociación Víctimas del Terrorismo

Archivos


Nuestros objetivos
Un mismo corazón
Fundación para la Defensa de la Nación Española
Posición y Blogdirs
Wikio – Top Blogs – Politica
Top Blogs España
PageRank Google
Suscribir con Bloglines

imagen
Blogalaxia
espainfo.es estamos en
EspaInfo.es

Powered by Movable Type