22 de Noviembre 2008

Felipe González Márquez, ese demócrata.

Nadie en su sano juicio pondría en duda la legitimidad democrática del acceso al poder de Felipe González Márquez, en 1982. Y yo no iba a ser el primero. Pero lo que vino después es otra historia y no muy edificante, desde todos los puntos de vista.

Recién en el machito, la expropiación de RUMASA, con una ley a propósito que le costó la vida al Presidente del Tribunal Constitucional, que entendió de la constitucionalidad de aquella. Lo cierto es que fue un alarde de despotismo autoritario, rematado con la venta ventajosa a los amiguetes, de las empresas saneadas, a costa del erario público. Alarde democrático, compay. To pal pueblo.

A la vez, con el concurso inestimable del Ministerio del Interior, se organiza y financia el último grupo terrorista, con el marchamo “de Estado”. La mitad del Código Penal, Ley de Enjuiciamiento Criminal y el fundamento del pacto constitucional a hacer puñetas. Eso es un gobierno democrático, sí señor. ¿Quién lo duda?.

En un atracón legiferante de los que hacen época, se desmontan o se comienzan a desmontar los controles imprescindibles, para que una sociedad se diga democrática sin peligro de desternillamiento de la risa. La promulgación de la Ley Orgánica del Poder Judicial, un mazazo para la división de poderes y la Ley de Reforma de la Función Pública, un mazazo para la profesionalización de la Administración Pública, garantía de objetividad e independencia del poder interino. O sea, un lujazo democrático, del que nos tenemos que sentir legítimamente orgullosos, que digo, absolutamente inflados de orgullo.

Y la LOGSE, el fin de la escuela pública que merezca tal sustantivo. Si cabe, lo único y poquito que justifica el robo estatal, vía coacción impositiva, también al pairo de un poder devorador y con ínfulas adoctrinantes. Para dar saltos de alegría democrátrica, claro está.

Corrupción económica. La lista aquí se torna mareante: FILESA, MALESA Y TIME EXPORT, caso AVE y convolutos germanos, caso BOE, caso Ibercorp, que fue caso Banco de España, Mariano Rubio, el que firmaba los billetes, caso fondos reservados, caso Roldán, de difícil encuadre y lo más de lo más: el hermano del viceoyente, con despachito y cafelitos en la Delegación del Gobierno en Andalucia, caso Juan Guerra. Ahora parece que en Chiclana sabremos algo más.

Cuando ustedes gusten, sigo la serie, a propósito del carácter democrático del poder socialista de 1982 hacia acá. Por ejemplo, con la encomiable limpieza de las elecciones generales del 14 de marzo de 2004, celebradas en medio del asalto a las sedes de uno de los partidos participantes. Nos vamos a divertir.


Escrito por Carlos J. Muñoz de Morales en: 22 de Noviembre 2008 a las 11:07 PM Archivado en

Acerca de...
Contacta con nosotros
Batiusuarios en línea

Suscríbete a Batiburrillo con tu cuenta de correo:

Delivered by FeedBurner

Anímate a darnos 1 punto:

Últimos Artículos

Novela histórica

PortadaDif194Autor.jpg

Autores

Autores Rafael Guerra

Últimos Comentarios


Facebook y Google Friend
Batiburrillo RedLiberal


RSS y Atom
subscribe to this feed
Contra la censura
Sé un buen tío: ¡Defiende a Pío!
logo4
freeblogger
Cartelbus

Enlaces


Recomendados
Lecturalia.jpg 233.jpg
Libertad Digital
Liberalismo.org
Red Popular
elentir.info :: Contando Estrelas
Blogs HO. La Blogosfera del Ciudadano Activo
Derecho a VIVIR.org
Apuntes en Libertad
Resistencia a ZP
Resistencia a ZP

Categorí­as

Vídeos interesantes

Campañas
Cuba sin libertad
Na-PV
Por la Unidad del Archivo de Salamanca
Agua para todos Asociación Víctimas del Terrorismo

Archivos


Nuestros objetivos
Un mismo corazón
Fundación para la Defensa de la Nación Española
Posición y Blogdirs
Wikio – Top Blogs – Politica
Top Blogs España
PageRank Google
Suscribir con Bloglines

imagen
Blogalaxia
espainfo.es estamos en
EspaInfo.es

Powered by Movable Type