28 de Noviembre 2008

De cómo los progres han echado a perder unas cuantas causas nobles.

Si se buscan tres causas nobles, tres, a las que cualquier persona del común apoyaría sin dudar, esas serían la de la plena igualdad de derechos de hombres y mujeres, la de vivir la propia sexualidad sin interferencias de ningún orden y la del cuidado de nuestro medio ambiente.

Ahora bien, si ser mujer u homosexual se pretende que se convierta en salvoconducto para obtener ventaja, fuera de los propios méritos o capacidades, y la batalla por tener un medio ambiente lo más razonablemente sano se convierte en una pelea constante por volver a la prehistoria, no se extrañen los implicados, que más que adhesiones se encuentren rechazos. En algunos casos, viscerales y justificadísimos.


Y a todo esto hemos llegado por obra y gracia de la izquierda divina que, caído el Muro de Berlín, no ha encontrado mejor forma de seguir aspirando a vivir en el machito y sin dar un palo al agua, que fagocitar esas causas nobles, promoviendo la revancha frente a generaciones pasadas, en la afrenta constante a las generaciones presentes y futuras.


Pero no sólo es ello, nuestra izquierda divina, vulgo progresía, ya tiene experiencia más que suficiente y acreditada en joder causas nobles. Lo de justas es otra cosa.


Que la izquierda divina, vulgo progresía, sólo sabe y aspira a repartir a comisión desgracia económica y miseria moral, es algo que uno intuye, antes de tener necesidad de afeitarse y constata ya crecidito. Y es la curiosa idea de justicia generacional y distributiva, que lucen sus acólitos, el quid de la cuestión.


Ejemplo de ello es su idea de justicia social y de cómo la han aprovechado para su propio beneficio.


Como, según ellos, los ricos del franquismo se hincharon de robar a los pobres, pues nada más llegar al poder en el ochenta y dos, el socialistismo, en justa compensación de las desgracias pasadas, se dedicó a robar a manos llenas, al grito del “to palpueblo”.


Eso sí, a comisión: Robo diez al pueblo, le devuelvo tres y me quedo con las siete restantes. De tal manera, que la mayoría trabajadora y cumplidora de sus obligaciones, se vio jodida entonces, se ve jodida ahora, y se verá más jodida aún en ese futuro de oligarcas banco-ladrilleros que nos ha preparado el Eterno Adolescente.


Volviendo al principio, y no es cuestión de dar nombres. No les digo nada de lo que se atreven a decir en privado algunos, muchos, de los progres del entorno, respecto de las causas nobles nobilísimas aquí mentadas. Mejor no les cuento.

Escrito por Carlos J. Muñoz de Morales en: 28 de Noviembre 2008 a las 02:43 PM Archivado en Especiales

Acerca de...
Contacta con nosotros
Batiusuarios en línea

Suscríbete a Batiburrillo con tu cuenta de correo:

Delivered by FeedBurner

Anímate a darnos 1 punto:

Últimos Artículos

Novela histórica

PortadaDif194Autor.jpg

Autores

Autores Rafael Guerra

Últimos Comentarios


Facebook y Google Friend
Batiburrillo RedLiberal


RSS y Atom
subscribe to this feed
Contra la censura
Sé un buen tío: ¡Defiende a Pío!
logo4
freeblogger
Cartelbus

Enlaces


Recomendados
Lecturalia.jpg 233.jpg
Libertad Digital
Liberalismo.org
Red Popular
elentir.info :: Contando Estrelas
Blogs HO. La Blogosfera del Ciudadano Activo
Derecho a VIVIR.org
Apuntes en Libertad
Resistencia a ZP
Resistencia a ZP

Categorí­as

Vídeos interesantes

Campañas
Cuba sin libertad
Na-PV
Por la Unidad del Archivo de Salamanca
Agua para todos Asociación Víctimas del Terrorismo

Archivos


Nuestros objetivos
Un mismo corazón
Fundación para la Defensa de la Nación Española
Posición y Blogdirs
Wikio – Top Blogs – Politica
Top Blogs España
PageRank Google
Suscribir con Bloglines

imagen
Blogalaxia
espainfo.es estamos en
EspaInfo.es

Powered by Movable Type