13 de Marzo 2011

Se veía venir

nuclearessigracias-miniatura-525x526-2586.jpg

La progresía patria, constituida, fundamentalmente, por nazifeministas de salón, sandíos esporculeros, repartidores de carnés de demócrata, buenistas profesionales y lectores recalcitrantes de EL PAIS, cuando éste ya no es lo que era – lo de público y el plural no lo miento, porque lo suyo no es progresía sino retraso mental – tiemblan ante la mera posibilidad de que se abra un debate en caliente, como dicen ellos, sobre la conveniencia de la cadena perpetua para los delitos más graves, incluso sobre la pena de muerte, para los delitos de terrorismo.

Sin embargo, no dudan, ante el desastre del Japón, en torpedear los tímidos intentos del gobierno del 11-M, por abrir un debate sereno – con toda la tranquilidad que permite el litro de súper a 1,50 euros - sobre la conveniencia de darle más peso en nuestro sistema eléctrico a la energía nuclear. Aunque ello sólo sea hacer de la necesidad virtud, bienvenido sea. Ya lo dijo el profeta: no hay mejor solución para la estupidez que un fostión de realidad.

Cierto es que cualquier persona más o menos normal admite y es consciente de que toda actividad humana implica riesgos. La aviación, transporte seguro donde los haya, cuenta sus víctimas por siniestro de doscientas en doscientas. La carretera se lleva en España tres mil personas por delante al año, además del número de heridos graves. El desmoronamiento de una presa puede acabar con todo rastro de humanidad en veinte kilómetros a la redonda, en un par de minutos, la vida urbana produce un estado de stress agobiante, que nos lleva derechos al infarto, etc. etc.

Y la producción de energía nuclear no iba a ser la excepción. Cierto es que es segura, fiable y barata… hasta que se produce un evento de tal magnitud que, aunque previsible, nos coloca en nuestra verdadera dimensión: somos unos peleles en manos de la naturaleza desatada, con la única arma de nuestra inteligencia.

Y esa inteligencia desaconseja desandar lo andado, o lo que es lo mismo, renunciar a lo que de provechoso para nuestra supervivencia nos ha proporcionado nuestra ciencia y tecnología. A ellas habremos de agarrarnos, para no vernos en la tesitura de pensar que es más útil a nuestra supervivencia como especie, ofrecer sacrificios a la pacha mama, a cambio de nada.

Si se trata de morir por aplacar los malos humos de la naturaleza, que no sea degollado en un altar al descampado, provisto de taparrabos infantil, mientras un coro de vírgenes sacerdotisas canturrean lo indescifrable, a mayor gloria de la madre que las parió. Por lo menos, que sea dándonos el gustazo de fallecer con un móvil de última generación en la mano, mientras llamamos al servicio de emergencia que nunca llegará. Y que nos quiten lo bailao.

Imagen: zapaterolandia.blogspot.com

Escrito por Carlos J. Muñoz de Morales en: 13 de Marzo 2011 a las 11:34 AM Archivado en Especiales

Acerca de...
Contacta con nosotros
Batiusuarios en línea

Suscríbete a Batiburrillo con tu cuenta de correo:

Delivered by FeedBurner

Anímate a darnos 1 punto:

Últimos Artículos

Novela histórica

PortadaDif194Autor.jpg

Autores

Autores Rafael Guerra

Últimos Comentarios


Facebook y Google Friend
Batiburrillo RedLiberal


RSS y Atom
subscribe to this feed
Contra la censura
Sé un buen tío: ¡Defiende a Pío!
logo4
freeblogger
Cartelbus

Enlaces


Recomendados
Lecturalia.jpg 233.jpg
Libertad Digital
Liberalismo.org
Red Popular
elentir.info :: Contando Estrelas
Blogs HO. La Blogosfera del Ciudadano Activo
Derecho a VIVIR.org
Apuntes en Libertad
Resistencia a ZP
Resistencia a ZP

Categorí­as

Vídeos interesantes

Campañas
Cuba sin libertad
Na-PV
Por la Unidad del Archivo de Salamanca
Agua para todos Asociación Víctimas del Terrorismo

Archivos


Nuestros objetivos
Un mismo corazón
Fundación para la Defensa de la Nación Española
Posición y Blogdirs
Wikio – Top Blogs – Politica
Top Blogs España
PageRank Google
Suscribir con Bloglines

imagen
Blogalaxia
espainfo.es estamos en
EspaInfo.es

Powered by Movable Type